Enmascarar o desenmascarar por el Dr. John Lopes

El enmascaramiento se ha convertido en un tema muy controvertido y político. Enmascarar o no enmascarar es un tema puramente científico y debe ser manejado por su mérito científico y no ser considerado sobre una base estética, emocional o de conveniencia. Al igual que una venda o un yeso en un esguince de tobillo es inconveniente de usar, pero es esencial para corregir el dolor, el enmascaramiento puede ser necesario para corregir la situación actual.

Cuando se trata de partículas químicas dañinas o agentes infecciosos, es una práctica tanto en medicina como en la industria evitar partículas dañinas que puedan ingresar al sistema respiratorio. Vivimos en un mundo complejo lleno de partículas dañinas en el aire que respiramos. Podríamos ser alérgicos al polen o estar expuestos de manera nociva a las partículas de asbesto. Simplemente caminando en ambientes contaminados, estamos continuamente expuestos a peligros. En resumen, necesitamos estar protegidos de partículas cancerígenas, alérgenos y otros agentes químicos asmáticos desconocidos.

Si bien el enmascaramiento no es una protección infalible, las máscaras recomendadas para usar en público están hechas de un material que solo permite el paso de partículas muy pequeñas. Para usos especiales existen mascarillas que pueden filtrar químicos y diminutas partículas de virus. Hay máscaras que pueden prevenir gases venenosos o materiales radiactivos. Estas máscaras están preparadas para profesionales especiales que manejan continuamente materiales químicos y biológicos peligrosos. Además estos son materiales caros para el uso diario.

¿POR QUÉ necesitamos usar máscara todos los días?

Entonces, ¿por qué necesitaríamos máscaras de uso diario? Aunque una máscara no puede detener todas las partículas entrantes, puede reducir la cantidad de partículas de virus que pueden atravesar. Sin una máscara, podría respirar 100 partículas, cuando está enmascarado puede limitar la cantidad de partículas entrantes. Existe un número de umbral para que ciertos agentes infecciosos inicien la infección. Una máscara puede reducir el número de umbral y puede proteger del agente infeccioso.

Si todos usan una máscara, reducen la cantidad de agentes infecciosos que pasan de persona a persona. El enmascaramiento también es nuestra responsabilidad de buena vecindad. En una población mixta habrá un número de individuos inmunocomprometidos o individuos más susceptibles como niños o miembros mayores.

Cuando vamos al hospital a saludar a nuestro hijo o nieto recién llegado se nos pide el uso de mascarilla y no tenemos ningún reparo en utilizarla. Seamos buenos samaritanos aunque no estemos emparentados y ayudemos a alguien que pueda ser inmunocomprometido o asmático o alérgico o que esté recibiendo quimioterapia contra el cáncer. Así, haciendo el bien nos ayudamos a nosotros mismos y a nuestro prójimo, así como a nuestro país a no aumentar la estadística del COVID-19.

¿Por qué enmascarar a las personas vacunadas?

¿Por qué las personas vacunadas y con mascarilla pueden ser positivas al Coronavirus? El coronavirus puede crecer como una "hierba". Ciertos virus necesitan ciertos tipos de células especializadas para crecer y multiplicarse. El coronavirus puede crecer y multiplicarse en la mayoría de las células de la superficie de la mucosa. El virus Corona se adhiere a la molécula del receptor ACE-2 en las células. Dado que casi todas las células de la superficie de la mucosa tienen receptores ACE-2, el coronavirus puede adherirse y multiplicarse en todas las células de la mucosa expuestas, como las que se encuentran en nuestras cavidades oral y nasal.

Si una persona ha recibido dos dosis de vacunas, puede tener un alto nivel de anticuerpos que pueden prevenir la infección si el virus entra en contacto con el suero o en el torrente sanguíneo. Sin embargo, estos anticuerpos protectores pueden no estar presentes en las células de la superficie de la mucosa oral o nasal. Por lo tanto, el virus no tiene un entorno inhibidor en la cavidad mucosa oral y basal. Así, una persona vacunada puede tener un virus vivo en mucosa oral y nasal. Los estudios en la Universidad de Cornell y otras instituciones han informado que el virus puede crecer en las glándulas parótidas y salivales en la cavidad oral. Así, una persona puede portar el virus y es capaz de infectar a otros individuos susceptibles. El enmascaramiento puede ayudar a reducir el riesgo de propagar el virus.

Déjame tu comentario

Nota: los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados.